El aprendizaje de la lectura y la interpretación de las imágenes tienen unas cualidades propias, diferentes a otro tipo de lenguajes. El pequeño se inicia en la lectura visual a partir del contacto directo con las imágenes al observar ilustraciones de cuentos, cómics, carteles publicitarios, televisión, que interpretan de acuerdo con su desarrollo cognitivo, visión subjetiva y sus experiencias propias.

En este aspecto no recibe una enseñanza específica: aprende observando. La lectura de la imagen, sin embargo, no es una actividad elemental, exige tiempo y conocimiento de características específicas en el que intervienen sus habilidades perceptivas.

Las imágenes están llenas de códigos y mensajes, por lo que para que el niño aprenda el lenguaje de la imagen se debe ir de lo más elemental a lo más complejo, partiendo de la globalidad y teniendo un carácter lúdico y creativo. Siendo importante incorporar segmentos audiovisuales, no específicamente educativos pero habituales en la vida de los niños, como spots publicitarios, dibujos animados, etc.

Los niños pequeños son expertos lectores de imágenes desarrollando su potencial de alfabetización visual y de otras habilidades como la capacidad de lectura, pues representan un reto a nivel visual y expresivo que impulsa su capacidad de razonamiento.

Ya en el preescolar el docente para al iniciar a sus alumnos en la lectura de imágenes primeramente debe observar detenidamente el entorno sociocultural, la realidad y los elementos que la constituyen. Esta puede llevarse a cabo en diferentes contextos y por medio de sus producciones plásticas, comportamiento, etc.

Tomando en cuenta lo anteriormente expuesto es lo que va a hacer que la lectura de imágenes le permita al niño en el futuro adoptar una postura crítica ante los múltiples mensajes que va a ir recibiendo, al mismo tiempo que desarrolla su percepción, cognición y visión estética. Por otra parte, la utilización de la imagen en distintos tipos de juegos debe llevar a que el niño de acuerdo a sus experiencias logre clasificar, asociar, discriminar y relacionar todos los elementos que la componen.