La prevención de accidentes durante la primera infancia se debe ver desde un punto de vista positivo llevando al niño a valorar los riesgos en su justa medida sin crearle angustias y miedos desmesurados; no es tanto evitar el accidente, sino el cómo comportarse de manera segura cuando este se presenta.

Como padres debemos brindarles a nuestros hijos un entorno seguro. Enseñándoles con ejemplos dónde están los peligros, así como las situaciones que suponen un riesgo para ellos, la mayoría de los accidentes se pueden evitar a través de la prevención y el ejemplo

Las primeras causas de los accidentes son las caídas; la segunda causa son las intoxicaciones y la tercera es el descuido. En general, las causas del accidente están estrechamente relacionadas con el grado de desarrollo e independencia del niño y en la forma y precauciones que tengamos como padres para evitarlos.

Las normas son muy importantes, establecer los lugares de juego, para los niños, colocando las sustancias toxicas fuera de su alcance, advirtiéndoles de los posibles peligros, no exponerlos a situaciones que represente un riesgo para ellos. En su mayoría los accidentes que les ocurren a nuestros hijos es por falta de precaución de los padres y no estar alerta.

Siempre es esencial mantener la calma…

Cuando ocurre un accidente con nuestro hijo, lo primordial es mantener la calma evitando reacciones de angustia, sobre todo con los niños más pequeños, para pode analizar correcta, rápida y tranquilamente la situación, en muchas oportunidades son accidentes menores a los cuales se les debe atender con naturalidad, sin darle más importancia de la necesaria.

Si el accidente es grave igualmente debemos mantener la calma y realizar las acciones pertinentes, de traslado de nuestro hijo a un centro de salud, para lo cual es de suma importancia que como padres tengamos los conocimientos básicos de los primeros auxilios que debemos aplicarle a nuestro pequeño.