Para que exista una buena comunicación debe haber tres elementos esenciales un emisor, un canal y un receptor. Estos tres elementos deben estar muy bien coordinados a la hora de entablar una comunicación clara, bidireccional, fluida y asertiva, las dificultades se presentan cuando hay un fallo en alguno de estos tres elementos.

Sobre la comunicación y como funciona.

En cuanto al emisor y al receptor a la hora de entablar una comunicación hay que tomar en cuenta varios factores como el estado de ánimo, el ambiente que les rodea, la disposición que tengan ambos de entablarla. Donde las emociones forman parte esencial en la comunicación dentro del grupo familiar.

El canal es el medio de la comunicación, este debe estar limpio, directo y sin ruidos externos. Al entablar una conversación entre el emisor y el receptor para que el mensaje llegue correctamente hay que tomar muy en cuenta estos aspectos.

Cometemos un gravísimo error al pensar que comunicarnos es lo que transmitimos con nuestra voz, nos comunicamos con nuestra forma de vestir, pensar y forma de actuar, gesticular y pensar.

La forma autoritaria y unidireccional con la que criaron a las generaciones pasadas no funcionan con las actuales; donde el padre por lo general era el que marcaba la pauta, si era errada o no carecía de importancia. En muchas oportunidades perdemos la perspectiva cuando nos comunicamos con nuestros hijos y no aceptamos que en ocasiones los que nos equivocamos somos nosotros.

¿Cómo nos comunicamos con nuestros hijos?

En muchas oportunidades, cuando nos comunicamos con nuestros hijos lo hacemos de una forma unidireccional donde su opinión no es tomada en cuenta en la mayoría de las ocasiones, no permitiéndoles dar su opinión errada o no ante cualquier situación.

Como padres nos resistimos a los cambios de los tiempos actuales, en los que debemos adaptarnos e ir al ritmo de ellos si queremos mantener una buena comunicación con nuestros hijos.

Hay situaciones donde sobran las palabras, con solo una mira o un gesto se generan ambientes de compañerismo unión y confianza. Hay muchos conflictos familiares que se resolverían fácilmente si en ellos hubiese habido una buena comunicación

× ¿Cómo puedo ayudarte?