Usualmente, palabras como “halla”, “allá”, “haya” y “aya” se prestan a confusión a la hora de escribir. En este artículo, más allá de ahondar en extensas explicaciones etimológicas, disiparé esas dudas ortográficas por medio de ejemplos sencillos. También encontrarás algunos prácticos tips con los que te será más fácil recordar el uso correcto de estas palabras homónimas.

Cada una de estas palabras, aunque se leen y/o oyen de manera muy similar, tienen un significado específico y propio. Comenzando por “halla” que es una conjugación derivada del verbo hallar y es sinónimo de encuentra, descubre, observa o localiza. De forma que para descubrir o hallar su uso correcto, basta con sustituirla en la frase por alguna de éstas.

Por ejemplo, podríamos escribir indiferentemente: Halla el cofre antes que la aya lo encuentre o localiza el cofre antes que la aya lo encuentre. Aún no se halla la vacuna o aún no se descubre la vacuna. No se halla ni una diferencia entre los gemelos o no se observa ni una diferencia entre los gemelos.

Si aún tienes dudas ortográficas acerca del uso de palabras como “allá”, “haya” y “aya”, continúa leyendo

La palabra “allá” denota entonces, un significado muy distinto. Ésta es un adverbio que indica lugar, específicamente señala una ubicación apartada en relación a la posición actual. De igual manera, puede utilizarse como expresión temporal de una época pasada. Ej: Allá sobre esa colina, allá en los años 60.

Con respecto a “haya”, esta palabra posee varias acepciones. Es una conjugación del verbo haber y puede referirse a existencia, deber o necesidad. Asimismo, Haya es el nombre de un árbol europeo de gran tamaño y también, parte del nombre de una ciudad: La Haya.

Algunos ejemplos de su uso pueden ser: espero que haya cupo en el avión (existencia). Avísame en caso que no haya algún ingrediente para la cena (existencia). Puede que haya que estudiar para otro examen (deber / necesidad). Dudo que haya que pagar algún monto adicional (deber / necesidad).

La hache es muda, mas no invisible

Con el caso anterior, ratificamos aquella burlesca frase que reza “la hache es muda, mas no invisible”. Pues si se prescinde de la letra “h” en la palabra anterior, “aya” denotaría entonces, otro significado. La acepción precisa de aya es nana o niñera. Aunque también es utilizada como sustituto de institutriz, pues la aya en muchos casos, se encarga de educar a los niños en casa.

Así, bien podríamos escribir: la aya mecía la cuna / la nana mecía la cuna / la niñera mecía la cuna. Aunque los tres términos se utilizan indistintamente, aya ha caído en desuso en comparación con los otros dos. En todo caso, la frecuencia del uso de “aya” dependerá también de la región o país del escritor.

Si deseas comentar este artículo o necesitas alguna aclaratoria relacionada a ortografía y redacción, no dudes en expresarlo. Si quieres que escriba específicamente acerca de alguna otra duda ortográfica, coloca tu comentario justo abajo.

Para más tips de escritura, suscríbete al sitio o visita con frecuencia ConductaFamiliar.com. Además puedes seguirme en Instagram como @NallaTypes.

× ¿Cómo puedo ayudarte?