Cuando escuchamos algo como: “Vaya a reparar la valla que tumbó la baya”, podríamos pensar… ¿qué clase de trabalenguas es ese? Resulta que las 3 son palabras homófonas, unidades lingüísticas que sonando de manera muy similar, tienen distinto significado.

Siguiendo con el seriado de dudas ortográficas, en este artículo aclaramos las diferencias semánticas entre “vaya”, “valla” y “baya”. Continúa leyendo si quieres asegurarte de utilizar siempre la palabra correcta para cada ocasión.

Cuando leemos “vaya”, el texto se refiere a la segunda persona del singular imperativo del verbo ir. Esto es similar a decir: muévase -de un punto a otro-, diríjase, trasládese, ande, desplácese o camine. De manera que si tenemos dudas al escribirla, podemos aplicar trucos como sustituirla por alguna de las palabras anteriores.

¡Vaya, que bayas tan deliciosas! Ejemplo de uso de estas palabras homófonas
¡Vaya, que bayas tan deliciosas!

Si luego de hacer la sustitución, la oración conserva el sentido inicial, “vaya” será la forma correcta de escribirla:

  • Vaya hacia allá. / Muévase hacia allá. /Camine hacia allá.
  • Vaya al mercado y traiga más arroz. / Diríjase al mercado y traiga más arroz.
  • Tenga cuidado cuando vaya por esa ruta. / Tenga cuidado cuando ande por esa ruta.

En otro contexto, “vaya” se utiliza como interjección exclamativa de sorpresa, satisfacción o decepción. Veamos algunos ejemplos: ¡Vaya, vaya, mira lo que tenemos aquí! ¡Vaya, que sí quedó hermoso! ¡Vaya, qué lástima!

Las homófonas valla y baya

En caso de no referirnos a la conjugación del verbo ir o a la interjección; aun hay 2 maneras de escribir estas homófonas. Cuando se trata del sinónimo de barrera, verja, cerca, obstáculo o cartel publicitario, la grafía correcta será “Valla”. Igualmente, en este caso podemos usar el truco de la sustitución:

  • El ganado tumbó la valla. / El ganado tumbó la cerca.
  • Luis clasificó en el salto de vallas. / Luis clasificó en el salto de obstáculos.
  • La tormenta derribó la valla de la autopista. / La tormenta derribó el cartel publicitario de la autopista.

Un fruto, una planta y un caballo…

Con respecto al último caso, el vocablo “baya” tiene tres acepciones. Una es relativa a un tipo de fruto que se caracteriza por ser carnoso en su interior y contener semillas. Los tomates, guayabas, uvas, naranjas, limones y mandarinas son algunos tipos de bayas. Asimismo, frutos de gran tamaño como el melón, la auyama -calabaza-, el pepino y la berenjena se consideran bayas.

 También dicha palabra se relaciona con una planta de raíz bulbosa y tallos largos, con florecitas azules en los extremos. En la botánica está clasificada dentro de la familia de las liliáceas.

Finalmente, la última acepción de “baya” hace alusión a una de las razas de caballos: el caballo bayo. Las yeguas bayas se caracterizan por poseer pelaje blanco amarillento o dorado en todo el cuerpo o sólo en su capa. En cuyo caso, las extremidades, crin y cola presentan una coloración blanca o negra.

La yegua baya se lastimó con la valla. Ejemplo de uso de estas palabras homófonas
La yegua baya se lastimó con la valla

Si deseas comentar este artículo o necesitas alguna aclaratoria relacionada a ortografía y redacción, no dudes en expresarlo. Si quieres que escriba específicamente acerca de alguna otra duda ortográfica, coloca tu comentario justo abajo.

Para más tips de escritura, suscríbete al sitio o visita con frecuencia ConductaFamiliar.com. Además, puedes seguirme en Instagram como @NallaTypes.

× ¿Cómo puedo ayudarte?