El moobing o acoso laboral se presenta en el trabajo de igual manera que el bullying o acoso escolar en la escuela. Con causas muy similares, la diferencia estriba en que actualmente el bullying, está más etiquetado y evidenciado que el moobing. Forma parte de la realidad dentro del entorno laboral y conlleva a graves consecuencias en la salud mental. Los trabajadores que lo padecen, usualmente terminan transmitiéndolo y afectando de forma negativa a su grupo familiar.

Se da cuando se presentan conductas habituales dentro del ámbito laboral que, en su conjunto, provocan situaciones de violencia psicológica contra una determinada persona. Estas actitudes abusivas, pueden darse entre compañeros de trabajo que estén laboralmente en el mismo nivel o en distinto nivel, bien sea ascendente o descendente. Se manifiestan de forma verbal, escrita o con gestos que atenten contra la dignidad e integridad del trabajador.

Las conductas más habituales que se dan en los casos de acoso laboral, varían según la situación de cada víctima. Los casos más comunes son:

  • Discriminación laboral del trabajador.
  • Aislamiento laboral, ignorándolo e imponiéndole restricciones y prohibiciones.
  • No permitir tener iniciativa ni opinión propia en las tareas, forzarlo a hacer trabajos que ponen en riesgo su salud mental y física.
  • Sobrecargarlo de trabajo.
  • Bajar de categoría y/o asignar funciones que no le corresponden.
  • Culpabilizar al trabajador, siendo criticado, humillado y desvalorizado delante de los compañeros en relación con el trabajo.
  • Atribuirle malintencionadamente errores que no ha cometido.
  • Faltas de respeto e insultos.

El primer paso por parte de la víctima, es percatarse de que sufre de moobing y vencer el miedo. Muchas veces no se es consciente o internaliza que se está siendo abusado dentro del trabajo. Por desconocimiento, inexperiencia o necesidad del trabajo, en ocasiones cuesta reconocer que existe un problema y quién lo ocasiona.

El segundo paso es afrontarlo, pues muchos trabajadores son renuentes a hacer público que son víctimas de mobbing laboral. La razones son diversas: puede ser por vergüenza, por debilidad o por temor a perder su puesto de trabajo.

Por último, vale acotar que si no se es capaz de salir por sí solo de la situación, se debe buscar ayuda. El trabajador puede recurrir  a algún compañero de trabajo, a un profesional o asesorarse laboralmente de forma legal.

× ¿Cómo puedo ayudarte?