La evolución del dibujo infantil es realmente apasionante. A través de esta forma de expresión, el niño comunica sus sentimientos, pensamientos y vivencias. En el mundo de la psicología, muchas veces se utiliza el dibujo como una de las herramientas para diagnosticar situaciones. Los dibujos infantiles le pueden “hablar” al profesional sobre lo que está sucediendo en el interior del niño.

Dado lo interesante y amplio del tema, en este artículo me concentraré en las etapas iniciales del dibujo infantil. Precisamente en lo que ocurre desde que el niño realiza el primer trazo, hasta que representa claramente. Es decir, hasta que sus dibujos llegan a ser comprensibles a la vista del adulto.

Etapas de la evolución del dibujo infantil

Aunque no es una regla estricta, la mayoría de los niños pasan por etapas del dibujo con características medianamente similares. Cada uno de estos puntos de evolución del dibujo, se relacionan con cierto rango de edades. En cada caso, sus simbolismos tienen rasgos comunes. Aunque sin duda, la influencia de la estimulación y las experiencias previas puede hacer que estos estándares varíen.

Por esta razón, no me enfocaré en los parámetros etarios establecidos para cada etapa, los cuales se encuentran ampliamente documentados. Dejando los tecnicismos a los teóricos reconocidos, en esta ocasión me centraré principalmente en mi experiencia en el área. Más de 15 años de contacto directo con estos pequeños artistas y sus producciones gráficas, me reafirman lo siguiente:

Garabateo incontrolado

Este inicia desde el momento en el que el niño comienza a realizar trazos. Y aunque los teóricos afirman que ocurre a partir de los 2 años de edad, me permito diferir. El garabateo incontrolado puede iniciarse incluso antes de que un bebé logre ponerse de pie.

Desde el momento que el niño deja de ver un marcador como “juguete para chupar”, nota que mancha su piel con él y lo estruja contra su cuerpo para producir más trazos, está garabateando. La rapidez con la que pase de allí a realizar trazos voluntarios sobre papel radica en la estimulación.

Garabateo, etapa del dibujo infantil.

Primeramente, se le puede motivar para que experimente sentado manchando sus manos, piernas, pies o el cuerpo de sus padres. Aquí es fundamental el modelaje del adulto, realizando trazos sobre sí mismo y sobre el niño. Al dominar el instinto de querer chupar o lanzar el marcador como cualquier otro objeto, comprenderá su objetivo. En poco tiempo comenzará intencionalmente a trazar sobre papel o sobre el propio suelo.

Garabateo controlado

Al igual que en la etapa anterior, en ésta el niño realiza trazos de manera libre. La diferencia se haya en que se mantiene trazando dentro del espacio del que dispone para hacerlo. Es decir, si lo está haciendo sobre una hoja de papel, cuidará que sus rayas no sobresalgan de los bordes y manchen la mesa o el suelo. Esta última, característica fija de la etapa de garabateo incontrolado.

Aquí, generalmente logra buena prensión en su mano y además de usar marcadores, tiene la fuerza para utilizar creyones. En este punto se recomienda ofrecerle creyones de cera gruesos, pues aun no tiene desarrollada la pinza fina. Además de las rayas continuas que suelen realizar, conviene motivarlo para que haga puntos, líneas separadas y espirales grandes.

Dibujo con nombre

En este punto, los espirales pueden pasar a ser figuras circulares independientes. Los trazos continuos abarcando toda la hoja, se vuelven más cortos y definidos. Pero la característica principal de esta etapa, es que el niño representa cosas de su mundo con los garabatos. Esto significa que le da una intencionalidad a lo que otras personas podrían interpretar como simples rayones.   

De esta manera, comienza a decir que su dibujo es “un carro”, “un avión”, “un gato”, etc. Aun cuando sus trazos no tengan formas características de lo que él dice que son, puede recordar lo que dibujó cuando posteriormente se le pregunta.

dibujo infantil

Si el niño realiza trazos definidos pero aun no representa elementos, se lo puede motivar a hacerlo. El adulto puede comentarle por ejemplo: “voy a dibujar una casa” y luego hacerla frente a él. También se le puede preguntar qué va a dibujar y si no contesta, darle ideas. Decirle, por ejemplo: ¿quieres dibujar un árbol?, ¿…un perro?, etc.

Quizá para este momento, logre mantener prensión de pinza fina; es decir, sujetar el creyón entre pulgar e índice. En ese caso, pueden ofrecérsele creyones de cera delgados o creyones de madera. Adicionalmente, sería recomendable motivarlo a cambiar de color con regularidad, eso desarrollará más rápidamente la pinza fina. Sumado a esto, le ayudará con el reconocimiento de los colores.

Dibujo pre esquemático

En esta etapa, además de tener una intencionalidad al dibujar, logra representar elementos distinguibles por otras personas. Éstos son generalmente objetos conocidos por él como casa, sol, persona, moto, flor, etc. Aquí es determinante el conocimiento físico que tenga el niño del objeto en cuestión. A este punto, la figura humana usualmente es representada como monigote -con brazos y piernas que salen de la cabeza-.

Dibujo infantil, monigote
Monigote. Danna, 2 años.

Para mejorar la capacidad de representación del niño, el adulto puede apoyar preguntando por los detalles faltantes. Por ejemplo, si dibuja un pájaro, preguntará por el pico, dónde están las patas, las alas, etc. También en este punto, podrían apreciarse intentos de grafemas como “os” y “as”. Esto en el caso de los niños que están expuestos a material escrito.

En un próximo artículo ahondaré sobre este tema, abordando más ampliamente la orientación y apoyo que deben ofrecer los padres. Asimismo, destacaré los errores más comunes en los que incurre el adulto al “analizar” el dibujo infantil.

Si deseas que escriba sobre algún tema de tu interés u opinar acerca de éste, no dudes en hacerlo. Coloca tu comentario justo abajo. Para leer otros artículos de mi autoría pisa AQUÍ, suscríbete al sitio o visita con frecuencia ConductaFamiliar.com. Además, puedes seguirme en Instagram como @NallaTypes y apoyarnos a través de nuestro Patreon.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
Suscríbete