En muchas oportunidades, como padres no nos percatamos de que nuestro hijo sufre de bullying en la escuela. Ante lo cual el conocerle bien, ser observador y comunicativo es la clave para brindarle la ayuda y el apoyo que necesita.

          Hay ciertas conductas que manifiesta el niño que nos pueden hacer activar la señal de alerta; como no comer, insomnio, cambios repentinos de humor y en su rutina diaria, hablar poco, pedir hacer cosas que usualmente no haría, no querer ir a la escuela, bajar el rendimiento escolar, entre otras.

Niño, Educación, El Miedo, Terror

Una vez que detectemos que algo no anda bien en la escuela, lo más importante es aceptar que nuestro hijo está siendo acosado. Luego, ubicar la causa del cambio de conducta, para finalmente brindarle la ayuda que necesita. Para esto, en algunas oportunidades no estamos preparados, por ello aquí te explico qué hacer.

          Detectar la causa de la conducta no es tarea fácil, pues el niño suele tener sentimientos de culpa o temor de que su acosador se de cuenta que contó lo que sucede y esto empeore su situación. También influye la preocupación de que no le creamos o que no le demos la importancia que la situación amerita.

          Ante esto, debemos buscar el momento adecuado para conversar con el niño. Darle importancia, que se sienta comprendido y apoyado; enseñándole cómo manejar la situación que sufre.

Ahora una lista práctica…

A continuación, comparto algunas estrategias que se le pueden dar al niño para que aprenda a controlar el contexto con respecto a su acosador:

-Evitar a su acosador.

-Controlar la rabia, hacer sentir al acosador que su acoso no está infringiendo ningún efecto. ¿Cómo? mostrando indiferencia, no llorando ni accediendo a sus exigencias.

– Buscar apoyo de una persona adulta.

-Comunicarse cada vez que se presente la situación de acoso.

Si no sabemos cómo sobrellevar el bullying dentro del contexto familiar, debemos buscar ayuda inmediata. Pues las consecuencias a futuro en el niño, suelen afectar gravemente su autoestima, acarrear retraso escolar e incluso pueden ser irreversibles.

× ¿Cómo puedo ayudarte?
Suscríbete